Clichés

ESTEREOTIPOS

Muchos de los clichés que aún se tienen sobre los Detectives Privados provienen del mundo cinematográfico y de la literatura. No se basan en hechos reales, sino en la imaginación de su autor para que la película o la novela resulten entretenidas.

A continuación se desmontan algunos de los mitos más comunes acerca de lo que realmente significa ser un Detective Privado en España.

1.- Cualquiera puede ejercer como Detective Privado.

Pese a lo que se pueda creer, para ejercer la profesión de Detective Privado en España no basta con tener un despacho en un barrio representativo y un anuncio en la prensa.

Desde el año 1992 para la obtención de la licencia de Detective Privado, es condición sine qua non estar en posesión del título universitario de grado que acredita la adquisición de las competencias que se determinen, o bien del título del curso de investigación privada reconocido por el Ministerio del Interior.

2.- La vida del Detective Privado es siempre emocionante y llena de aventuras.

Tal y como la ficción se ha ocupado en representar, se pudiera pensar que la actividad profesional del Detective Privado está plagada de emociones y aventuras.

Sin embargo la realidad difiere del todo. El día a día de un Detective Privado discurre entre interminables y tediosas vigilancias o seguimientos, gestiones en registros públicos, entrevistas con potenciales clientes. En la oficina el papeleo y la edición de los informes, consumen el tiempo.

Los trabajos más demandados nada tienen que ver con viajes relámpago a un país exótico, con persecuciones a toda velocidad por una carretera alpina o seducir a la cantante del local, al que acude cada noche el sujeto investigado.

3.- Los Detectives Privados portan arma y llevan placa.

No portan armas de ninguna clase, pues no se realiza una actividad que justifique su llevanza y mucho menos su uso. Además el órgano competente no contempla el otorgamiento de la licencia por el mero hecho de ser Detective Privado.

En cuanto a portar placa como la Policía, los Detectives Privados titulan una TIP (Tarjeta de Identidad Profesional) a modo de carné, que les identifica como tal. No estando permitidos los elementos que puedan confundirse con los que usan los cuerpos policiales. La TIP no otorga ningún tipo de derecho o beneficio, salvo los relativos a las facultades profesionales.

4.- Los Detectives Privados llevan un maletín para disfrazarse.

Resulta completamente incierto el que los Detectives Privados lleven en su vehículo un maletín con distintos elementos de caracterización o maquillaje. El mejor disfraz es la naturalidad. Pasar desapercibido en cualquier ambiente sin necesidad de cambiar la indumentaria puede resultar todo un arte.

No obstante, en algunas situaciones puede ser necesario un pequeño cambio de apariencia, para lo que se suelen utilizar los elementos que se tengan al alcance, sin más ornamentos.

La creatividad al servicio de la investigación, es un elemento fundamental en todo trabajo que desempeñe un Detective Privado.

5.- Tienen acceso a los archivos policiales, de Hacienda o de la S. Social.

Los Detectives Privados tienen acceso únicamente a los registros públicos, tales como los de la propiedad inmobiliaria, mercantil, intelectual, patentes y marcas, vehículos a motor, buques, asociaciones, etc., al igual que cualquier otro ciudadano,

Bajo ningún concepto pueden conocer o acceder a lo contenido en los archivos de los Cuerpos de Seguridad del Estado, Autonómicos o Locales, ni a la Seguridad Social, la Agencia Tributaria o la Administración de Justicia, entre otros.

6.- Los Detectives Privados investigan delitos como homicidios o asesinatos.

Según recoge el art. 48 1.c de la Ley 5/2014 de Seguridad Privada, los Detectives Privados están facultados para la realización de averiguaciones y la obtención de información y pruebas relativas a delitos sólo a instancia de parte por encargo de los sujetos legitimados en el proceso penal.

Por lo tanto no cabe la investigación de oficio de ningún tipo de delito, debiendo denunciar inmediatamente ante la autoridad competente cualquier hecho de esta naturaleza que llegara a su conocimiento, y poniendo a su disposición toda la información y los instrumentos que pudieran haber obtenido hasta ese momento, relacionado con dichos delitos.

7.- Los Detectives Privados espían y persiguen.

Resulta habitual el que en los medios de comunicación se confunda la figura del Detective Privado con la de un agente de los servicios de inteligencia, comúnmente conocido como espía. Los Detectives Privados se encargan de la ejecución de servicios de investigación privada, mediante la realización de averiguaciones en relación con personas, hechos y conductas privadas. Por el contrario y a grandes rasgos, un agente operativo de inteligencia o espía se encarga, de manera encubierta o secreta, de obtener información confidencial.

Del mismo modo, los Detectives Privados no persiguen a nadie, efectúan trabajos de seguimiento activo (en vehículo, motocicleta o a pie) o estático (vigilancia u observación), siempre de forma legítima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *